Así fabrican una barricada los violentos radicales independentistas

EL MUNDO Ajenos a cómo su destrucción afecta a vecinos y locales cercanos, los grupúsculos radicales han vuelto a hacer que Barcelona arda en llamas por tercera noche consecutiva. Cataluña entera vuelve a estar sumida en el caos ¿El resultado? Gente huyendo de sus casas, intentado evitar que sus coches se calcinen, empleados de locales cercanos luchando contra las llamas... Mientras, los radicales permanecen agazapados, esperando al despliegue policial, que acaba respondiendo con cargas.